Escribir un pequeño cuento a partir de un dibujo (respondiendo a la propuesta de Asunción Carracedo)

abril 24, 2010

Asunción Carracedo (losamigosdepapel.blogspo.com) nos propuso escribir un pequeño cuento a partir de este dibujo. Y estos fueron algunos de los resultados:

~ ~ ~
FANNY, LA MUÑECA MÁGICA

Cuando la luna asoma, y se pintan las estrellas en el cielo, Fanny abre los ojos, se despereza, y de un salto certero baja del cuadro al bosque de los sueños, mientras Tremebunda, la bruja hechizera, duerme plácidamente en su cama.
En el bosque, un ejército de muñecos espera a Fanny impaciente. Han de encontrar el elixir de la flor de la maravilla que sólo Fanny puede convertir en una pócima mágica. Gracias a la pócima, un muñeco, cada noche, es devuelto al mundo de los juguetes para así poder a un niño hacer feliz.
Ya se esconde la luna, Fanny regesa a su cuadro:
!Otro muñeco salvado!
Tremebunda da un grito desconsolado:
!Otro cuadro ha quedado en blanco!
ELENA ROBLES

~ ~ ~

LA LUNA CERRÓ LOS OJOS

Como todos los años,  en el mes de agosto nos reuníamos en el caserío que la familia tiene en Cantabria. Nos sentábamos a la sombra de la higuera, escuchando los trinos de los jilgueros, y disfrutando de aquel olor a hierba fresca; el abuelo, desde su cómodo sillón de mimbre nos contaba aquellas historias que pasaban de hijos a padres.

La que más  nos gustaba era; “LA LUNA CERRÓ LOS OJOS”

—“… su nombre era YANSU, pero todos la conocían como “LUNA LLENA” por su cara redonda, pero sobre todo por el brillo de sus grandes ojos negros. Era japonesa y vivía en HIROSHIMA. YANSU se enamoró de un soldado americano. Una noche, a la luz de la luna llena, ambos se comprometieron en matrimonió, ella le regaló una foto que reflejaba a una joven risueña y mostraba aquel maravilloso brillo de sus grandes ojos. La luna les miraba y les sonreía. Cuando el soldado fue desmovilizado, YANSU no pudo acompañarle, ella iría después… En TEXAS un joven soldado prepara con amor la casa donde vivirá con su esposa, en la cómoda del cuarto y enmarcada en un cuadro  la foto que ella le regaló… Una mañana al levantarse la imagen del cuadro había cambiado… la joven  tenía la  frente baja, los ojos cerrados, la sonrisa perdida… En el calendario, una fecha: 6 de Agosto de 1945…”
MARÍA GLORIA LOMBANA SALVARREY

~ ~ ~

Estaba dormida, su rostro era tan dulce, que te inspiraba una calma interior tan profunda como el mar Mediterraneo de olas suaves, tranquilas y hermosas. Su pelo negro , ondulado como una caverna en la que la mano humana no ha entrado nunca, pero desprende mucha paz. Sus labios pequeños, gruesos, rojos como una fresa fresca cuando se acaba de recoger de la mata.
Es todo un conjunto de hermosura angelical.
OLVIDO ARGÜELLO

~ ~ ~

Muñeca en el espejo
La muñeca encerrada en un espejo con un bonito marco que está colgado en la pared del salón. Con los ojos cerrados ve mundos lejanos y abstractos, mundos profundos, espacios abiertos inundados de luz y colores.  Se siente sola y triste. Sueña con que desaparezca el azogue del espejo para poder escapar de ese marco que la oprime.

Oye las risas de las niñas —¿Porqué no me llevaran a su habitación?— se pregunta. Vivir allí sería más alegre.

Cuando María pasó al lado del cuadro un rayo de luna lo iluminó. La muñeca abrió los ojos y sonrió.
— Llévame a tu  habitación— dijo bajito.

La niña miró desconcertada a la muñeca, descolgó rápida el cuadro y lo llevó a la habitación que compartía con  su hermana Sara.
—La muñeca abrió los ojos y me pidió que la trajera a aquí— dijo atropellando las palabras.

La muñeca estaba inmóvil y Sara pensó que lo que  su hermana había visto  era cosa de  su desbordada imaginación.

—La muñeca abrió los ojos cuando la Luna iluminó el cuadro. Esta noche hay solo media luna; llamaremos a la estrella Raplo para que mande los  rayos más brillantes al espejo  y llenen de luz a la muñeca— dijo María sin parar de moverse.

Raplo  llenó de guiños de luz el espejo.

El azogue se fue borrando, la muñeca abrió los ojos y salió del cuadro. Las niñas la miraban con los ojos abiertos como platos.

Desde aquella noche, la  muñeca  cobraba vida  cuando la  Luna o  Raplo llenaban de luz el espejo y les  contaba a las niñas cuentos maravillosos.
FELY BARRIO

~ ~ ~

Una vez más, con una serenidad casi impropia para su edad, bajó la mirada, se mordió el alma, guardó sus sentimientos en lo más hondo de su oxidado corazón.Una vez más, el contorno de su joven cuerpo se vestía con esa insoportable coraza, fría y dura, que la había acompañado desde niña.Una vez más, nadie vio cómo el rojo de sus finos labios se apagaba, cómo la línea de sus ojos rasgados se desdibujaba, cómo las ondas de su sedoso pelo negro se desvanecían. Hasta que un día, al contemplar el cuadro de un hermoso rostro, observaron asombrados que, simplemente, ella ya no existía. Contemplaron perplejos, tan solo, un bello marco delimitando el espacio de una existencia vacía.
ASUNCIÓN CARRACEDO


‘Admirado Miguel’, por FELY BARRIO

abril 24, 2010

ADMIRADO MIGUEL

Miguel, Miguel de los migueles. Seguiste a Cervantes y a Unamuno, sin que tu palabra desmereciera ante la de ambos. Pues tu palabra, sembró en paginas inolvidables la  octava real, el soneto, el alejandrino, las más bellas palabras de descorazonada   amargura e infinidad de versos empapados de musicalidad. Con los que Serrat al ponerles música ha hecho disfrutar y llorar.

A Miguel Hernández,  todo le pasó en un corto espacio de tiempo, pasó  la vida esperando respuestas que  no llegaron. Salvo por Vicente Aleixandre, no fue bien recibido entre los poetas de la generación del 27.

En abril, el general Francisco Franco declaró finalizada la guerra. Se había terminado de imprimir en Valencia El hombre acecha. Una comisión depuradora franquista, presidida por el filólogo Joaquín de Entrambasaguas, ordenó la destrucción completa de la edición. Sin embargo, dos ejemplares que se salvaron permitieron reeditar el libro en 1981.

Pretendían exterminar hasta las pisadas de quien no pensara como los vencedores. Mataron al mensajero, pero quedó viva la palabra. Para matar la palabra no hay cárceles ni cadenas.

Miguel,  a solas,  recordándote,

viviendo letra a letra  tus poemas,

sin lágrimas, fluye por dentro el llanto,

la voz se  apaga, se enciende la tristeza.

Vaga solo el amor desamparado,

envuelto en un sayal de escalofrío.

El rayo incesante,  lo han cesado.

La luna mil veces observada,

nebulosa  en constante desvarío,

luz muda, desnudez derramada,

se baña metafórica en el río.

Hombres, lobos humanos te mataron

se abrieron los cerrojos de las sombras.

A plena luz, Miguel, te recordamos,

caminamos con tus versos y contigo.

FELY BARRIO


Ejercicio: ‘El secreto’, por FELY BARRIO

diciembre 9, 2009

Ejercicio sobre un secreto y una carta de amor.

SECRETO POR AMOR

Sentada en el mismo banco donde se terminaron mis  sueños, veo como el verano se aleja.

Tu ausencia me dejó las alas rotas, soledad, vacío, luna sin cielo y el corazón herido. Me dijiste tantas cosas, mil veces repetiste un ‘¡Te quiero!’ que yo me lo creí. Más todo era mentira, era más tu ambición por escalar puestos.

Han pasado los años y  en el mismo banco donde me ofreciste dinero para según tú tapar mi falta y que tu honor quedara a salvo. Desnudando el alma, te escribo una carta de amor que nunca  llegará a tus manos. Necesito decirte que te quiero,  cerrar los ojos, tocar la carta imaginando que es tu contestación y repetir en voz alta  las palabras que escribo. El papel me transmite la delicadeza de tus manos, el olor a tu cuerpo, los dulces  besos que me daban vida.

Hoy eres una persona muy importante, un hombre rico, de moral intachable, ocupando un puesto clave. Yo atenuado el dolor y despojada de mis antiguas vestiduras camino con nuestro pasado. Han pasado muchos años, no reniego de no haber hablado en el pasado, callé por amor y volvería a hacerlo. Demostraste que no me querías y pensé que no tenía derecho a destrozarte la vida. Conmigo hubieras sido un hombre corriente, sin mi llegaste a la cima. Hoy sé que no podías dar otra cosa que dinero, bien poco para todo lo que has perdido. Sembraste en tierra yerma y te perdiste ver crecer a  una persona maravillosa.

FELY BARRIO


Ejercicio con 9 palabras, por FELY BARRIO

diciembre 9, 2009

Escribir un texto breve con las palabras:
Lolo, savia, abeto, entusiasmo, indescriptible, calamidad, demora, inquietud, lugar.


La incertidumbre vuela por el camino abierto y corto. El calor sin demora aviva la savia que riega el abeto. Lolo, respira una dosis elevada de entusiasmo para mitigar la inquietud que le produce la calamidad que se palpa en el lugar.

FELY BARRIO


‘La dieta’, por FELY BARRIO

diciembre 9, 2009

Jueves, 26 Noviembre 2009
PROFESOR INVITADO: Víctor M. Díez. Poeta  leonés.
EJERCICIO:
Escribir sobre:  (Cinco sugerencias a elegir)
1.- Lista de la compra.
2.- Menú  de un restaurante.
3.- Anuncio por palabras.
4.- Un telegrama.
5.- Informe de meteorología.

LA DIETA

Me propongo adelgazar y voy a lograrlo. Haré la lista de la compra:

Yogures y  leche desnatados, pan integral, pollo. Olvidaremos el de corral, para hacerlo cocido, conejo (su carne tiene pocas calorías), pescado, fruta, verduras, tomates.

¡He olvidado la lista! Hay un pollo de corral que está diciendo llévame y ásame con patatas, y unas uvas… ¡Qué uvas!   Y el chocolate, y… ¿Y la dieta?

Recibo un telegrama.

Pienso llegar el lunes. Paciencia. Busco acompañante. Te espera una sorpresa.

La carta del restaurante esta muy bien presentada. No me entero mucho del menú que eligen. Costó un ojo de la cara. Menos mal que tengo guisado  pollo de corral.

Baja la temperatura en el norte, nevará a menos de 1000 m, abríguense. Hace un sol de justicia.

Cambio musas, ausentes, por ramillete de ideas.

FELY BARRIO


‘Águila’, por FELY BARRIO

noviembre 30, 2009

El EJERCICIO consiste en meterse en la piel de un animal o identificarse con él.

ÁGUILA

Soy la reina de las cumbres, mi vuelo es majestuoso, el viento acaricia mis plumas cuando vuelo hacia la libertad, a lo más alto, y desciendo en picado en vuelo rapidísimo para capturar una presa. Detecto las presas a  muchos metros de distancia  debido a mi de aguda vista.

Generalmente hago el nido en montañas abruptas, donde es muy difícil llegar, para la seguridad de mis polluelos.

Envidian mi regio vuelo, la fuerza de mi pico y de mis garras, algo absurdo porque ni canto como el ruiseñor, ni tengo el plumaje de los guacamayos, ni  la inteligencia del delfín.

Sultana en las altas montañas, emperatriz en el aire. Tocar el cielo con las alas, llegar a las estrellas. Impensable, soy una gota en el inmenso océano.

FELY BARRIO


‘El paso de los años’, por FELY BARRIO (a partir de un relato de ÖRKÉNY)

noviembre 17, 2009


EL PASO DE LOS AÑOS

Hércules había levantado el sol y éste mandaba sin compasión llameantes rayos. El calor era asfixiante, aparcó el coche y contempló largo rato el río precipitándose en un tirabuzón y los recuerdos se abrieron camino. Corría con la pandilla para llegar a lo alto donde el río descendía presuroso. Se vio con Víctor grabando sus nombres en un árbol.
—Cada vez que vengamos nos sentaremos junto a este árbol— había dicho Víctor.
El paso de los años borró todas las promesas.
El sol declinaba, la luz caía sesgada, se había levantado una ligera brisa. Bajó al río, se puso en cuclillas, llenando las manos de agua y dejándola  resbalar entre los dedos.
—Como entonces— pensó.
¡Raquel, Raquel, corre, ven! ¡He atrapado un rayo de luz!
Soltó el agua de golpe y se levantó de un salto. Miró  a todos lados buscando el lugar de donde venía la voz para ir a ver el rayo de luz que Víctor había atrapado.
—Qué real he oído su voz— dijo acariciándose la mejilla como para retener un beso.

FELY BARRIO
(NOTA: Trabajamos sobre ‘El hogar’, un microrrelato del escritor hungaro István Örkény)