Ejercicios de NURIA ALCÁNTARA

Ejercicio 1.- Sobre un sentimiento: “esperanza”

Te llevaría de mi mano por anchos y luminosos caminos,
rodeados de verdes árboles.
Te taparía los ojos para escuchar los campos, sus habitantes,
percibir sus olores, sentir el aire sobre tu rostro.
Llegando al final del camino, te quitaría la venda,
acompañaría hasta el final de la colina.
Nos sentaríamos en sus grises y calientes rocas,
donde te iluminarían los rayos del sol.
Mientras descubres los valles, pueblos.
durante el correr de los caballos y el volar de las águilas,
contagiarte de su fuerza para seguir adelante…
Hasta las montañas más altas.

Ejercicio 2.- Un Haiku

Una habitación grande y cuadrada.
Impregnadas sus paredes de fantasías realizadas.
Todo la soledad ocupaba.
Resultado. Un cajón donde guardar una cama usada.

Ejercicio 3.- En la piel de un animal “En mi gata Kitty”

Llevo muchos años a su lado.
Hoy me duelen de nuevo las patas.
Ella está ahí para ayudarme a subir al sofá.
Me gusta la paz que me transmite, cuando me mira a los ojos,
acaricia mi pelo…
Siento que en mis últimos días no estaré sola y ronroneo tranquila.
Está muy callada, me acaricia con ternura.
Escalo por su pecho, me apoyo en su hombro.
Encajo mi cabeza junto a su cuello y le canto al oído.

Ejercicio 4.- Escrito a partir de 9 palabras.

Siento la demora en este lugar.
Lugar que guardo con entusiasmo.
Entusiasmo que se hace corto, cuando Lolo me visita.
Visita de gran incertidumbre.
Quizás le quiten la vida, su savia, a este abeto solitario.

Ejercicio 5.- Carta de amor.

Desde la última vez que hablamos
Casi no tuvimos tiempo
Se nos escapa de las manos
Como si de agua se tratara
Quedan tantas cosas por decir
Me queda tanto por decir…
Eres el centro de mi Universo
Necesito tus abrazos para llenar mi cuerpo
Quiero ofrecerte mis miradas, mis manos, mi aliento…
Todo mi ser
Crecer robustos, fuertes
Que no nos falte ni un susurro, amor
Sin ti, me visita el invierno
Sin ti, se para mi reloj
Pierde valor el tiempo, sus momentos…
Necesito que la primavera permanezca en mi corazón.

Ejercicio 6.- Sobre un secreto…

Transcurren por su mente días tormentosos.
Le ensordecen sus pensamientos.
Al igual que un trueno cercano al oído.
Él se volvió sordo en un momento.
Su voz, su corazón, su tormento…
No quiso escuchar su súplica.
Se convirtió obligada en rojo río.

Olvida el engaño del otro.
Escuchó a su inmadurez.
Irresponsable, egoísta, mentiroso ser.
Le duele el recuerdo del vacío.
Al fin le mandó al olvido.
Ella sabe que puede contar conmigo.
Se convirtió obligada en rojo río.

NURIA ALCÁNTARA FERNÁNDEZ
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: