Ejercicio: ‘Encerrados en un ascesor’

ascensor

~ ~ ~
NUEVA OPORTUNIDAD
Estoy sudando. El pánico se está apoderando de mí. Nadie viene a ayudarme. Estoy tan sola que no se darán cuenta de mi ausencia. Cuando se acabe el oxígeno me quedaré dormida para siempre. Me iré sin poderle decir cuanto le quiero. No podré pedirle perdón a la vecina a la que le mojé la ropa cuando regaba mis tiestos y que por mi soberbia no quise aceptarle sus razonables protestas. Tampoco podré terminar el libro de Emili Teixidor, ‘Pan Negro’, ¡tanto como me gustaba!
No, no quiero quedarme aquí. Estoy aterrorizada. Y yo que siempre pensé que ya no quería estar en el Mundo de los vivos.  Estoy temblando…
¡Aquí! ¡Socorro!  ¡Por favor!  ¡Ayúdenme!…
Se sienten pasos. Alguien  se acerca. ¡Ayuda!
La puerta se abre. Sigo viva. Todavía tengo tiempo para rectificar.

MARÍA GLORIA LOMBANA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: