Escribir un pequeño cuento a partir de un dibujo (respondiendo a la propuesta de Asunción Carracedo)

abril 24, 2010

Asunción Carracedo (losamigosdepapel.blogspo.com) nos propuso escribir un pequeño cuento a partir de este dibujo. Y estos fueron algunos de los resultados:

~ ~ ~
FANNY, LA MUÑECA MÁGICA

Cuando la luna asoma, y se pintan las estrellas en el cielo, Fanny abre los ojos, se despereza, y de un salto certero baja del cuadro al bosque de los sueños, mientras Tremebunda, la bruja hechizera, duerme plácidamente en su cama.
En el bosque, un ejército de muñecos espera a Fanny impaciente. Han de encontrar el elixir de la flor de la maravilla que sólo Fanny puede convertir en una pócima mágica. Gracias a la pócima, un muñeco, cada noche, es devuelto al mundo de los juguetes para así poder a un niño hacer feliz.
Ya se esconde la luna, Fanny regesa a su cuadro:
!Otro muñeco salvado!
Tremebunda da un grito desconsolado:
!Otro cuadro ha quedado en blanco!
ELENA ROBLES

~ ~ ~

LA LUNA CERRÓ LOS OJOS

Como todos los años,  en el mes de agosto nos reuníamos en el caserío que la familia tiene en Cantabria. Nos sentábamos a la sombra de la higuera, escuchando los trinos de los jilgueros, y disfrutando de aquel olor a hierba fresca; el abuelo, desde su cómodo sillón de mimbre nos contaba aquellas historias que pasaban de hijos a padres.

La que más  nos gustaba era; “LA LUNA CERRÓ LOS OJOS”

—“… su nombre era YANSU, pero todos la conocían como “LUNA LLENA” por su cara redonda, pero sobre todo por el brillo de sus grandes ojos negros. Era japonesa y vivía en HIROSHIMA. YANSU se enamoró de un soldado americano. Una noche, a la luz de la luna llena, ambos se comprometieron en matrimonió, ella le regaló una foto que reflejaba a una joven risueña y mostraba aquel maravilloso brillo de sus grandes ojos. La luna les miraba y les sonreía. Cuando el soldado fue desmovilizado, YANSU no pudo acompañarle, ella iría después… En TEXAS un joven soldado prepara con amor la casa donde vivirá con su esposa, en la cómoda del cuarto y enmarcada en un cuadro  la foto que ella le regaló… Una mañana al levantarse la imagen del cuadro había cambiado… la joven  tenía la  frente baja, los ojos cerrados, la sonrisa perdida… En el calendario, una fecha: 6 de Agosto de 1945…”
MARÍA GLORIA LOMBANA SALVARREY

~ ~ ~

Estaba dormida, su rostro era tan dulce, que te inspiraba una calma interior tan profunda como el mar Mediterraneo de olas suaves, tranquilas y hermosas. Su pelo negro , ondulado como una caverna en la que la mano humana no ha entrado nunca, pero desprende mucha paz. Sus labios pequeños, gruesos, rojos como una fresa fresca cuando se acaba de recoger de la mata.
Es todo un conjunto de hermosura angelical.
OLVIDO ARGÜELLO

~ ~ ~

Muñeca en el espejo
La muñeca encerrada en un espejo con un bonito marco que está colgado en la pared del salón. Con los ojos cerrados ve mundos lejanos y abstractos, mundos profundos, espacios abiertos inundados de luz y colores.  Se siente sola y triste. Sueña con que desaparezca el azogue del espejo para poder escapar de ese marco que la oprime.

Oye las risas de las niñas —¿Porqué no me llevaran a su habitación?— se pregunta. Vivir allí sería más alegre.

Cuando María pasó al lado del cuadro un rayo de luna lo iluminó. La muñeca abrió los ojos y sonrió.
— Llévame a tu  habitación— dijo bajito.

La niña miró desconcertada a la muñeca, descolgó rápida el cuadro y lo llevó a la habitación que compartía con  su hermana Sara.
—La muñeca abrió los ojos y me pidió que la trajera a aquí— dijo atropellando las palabras.

La muñeca estaba inmóvil y Sara pensó que lo que  su hermana había visto  era cosa de  su desbordada imaginación.

—La muñeca abrió los ojos cuando la Luna iluminó el cuadro. Esta noche hay solo media luna; llamaremos a la estrella Raplo para que mande los  rayos más brillantes al espejo  y llenen de luz a la muñeca— dijo María sin parar de moverse.

Raplo  llenó de guiños de luz el espejo.

El azogue se fue borrando, la muñeca abrió los ojos y salió del cuadro. Las niñas la miraban con los ojos abiertos como platos.

Desde aquella noche, la  muñeca  cobraba vida  cuando la  Luna o  Raplo llenaban de luz el espejo y les  contaba a las niñas cuentos maravillosos.
FELY BARRIO

~ ~ ~

Una vez más, con una serenidad casi impropia para su edad, bajó la mirada, se mordió el alma, guardó sus sentimientos en lo más hondo de su oxidado corazón.Una vez más, el contorno de su joven cuerpo se vestía con esa insoportable coraza, fría y dura, que la había acompañado desde niña.Una vez más, nadie vio cómo el rojo de sus finos labios se apagaba, cómo la línea de sus ojos rasgados se desdibujaba, cómo las ondas de su sedoso pelo negro se desvanecían. Hasta que un día, al contemplar el cuadro de un hermoso rostro, observaron asombrados que, simplemente, ella ya no existía. Contemplaron perplejos, tan solo, un bello marco delimitando el espacio de una existencia vacía.
ASUNCIÓN CARRACEDO


Con Asunción Carracedo

abril 24, 2010

Pasó por el taller Asunción Carracedo, autora de cuentos para niños y de un blog estupendo, losamigosdepapel.blogspot.com

Nos propuso un ejercicio, escribir un pequeño cuento sobre un dibujo.


‘Admirado Miguel’, por FELY BARRIO

abril 24, 2010

ADMIRADO MIGUEL

Miguel, Miguel de los migueles. Seguiste a Cervantes y a Unamuno, sin que tu palabra desmereciera ante la de ambos. Pues tu palabra, sembró en paginas inolvidables la  octava real, el soneto, el alejandrino, las más bellas palabras de descorazonada   amargura e infinidad de versos empapados de musicalidad. Con los que Serrat al ponerles música ha hecho disfrutar y llorar.

A Miguel Hernández,  todo le pasó en un corto espacio de tiempo, pasó  la vida esperando respuestas que  no llegaron. Salvo por Vicente Aleixandre, no fue bien recibido entre los poetas de la generación del 27.

En abril, el general Francisco Franco declaró finalizada la guerra. Se había terminado de imprimir en Valencia El hombre acecha. Una comisión depuradora franquista, presidida por el filólogo Joaquín de Entrambasaguas, ordenó la destrucción completa de la edición. Sin embargo, dos ejemplares que se salvaron permitieron reeditar el libro en 1981.

Pretendían exterminar hasta las pisadas de quien no pensara como los vencedores. Mataron al mensajero, pero quedó viva la palabra. Para matar la palabra no hay cárceles ni cadenas.

Miguel,  a solas,  recordándote,

viviendo letra a letra  tus poemas,

sin lágrimas, fluye por dentro el llanto,

la voz se  apaga, se enciende la tristeza.

Vaga solo el amor desamparado,

envuelto en un sayal de escalofrío.

El rayo incesante,  lo han cesado.

La luna mil veces observada,

nebulosa  en constante desvarío,

luz muda, desnudez derramada,

se baña metafórica en el río.

Hombres, lobos humanos te mataron

se abrieron los cerrojos de las sombras.

A plena luz, Miguel, te recordamos,

caminamos con tus versos y contigo.

FELY BARRIO


Oda a Miguel Hernández, por ELENA ROBLES

abril 24, 2010

Fuiste carne y sangre en boca de lobos.
Miel y queso en el azul de tus montes.
Pasión ardiente con nombre de fruta.
Como el viento arrastra las palabras …
Sobre el barro, depositaron tu cuerpo
maltrecho, despojado de todo sentimiento.
Su esencia perviviría plasmada en montones
de hojas con lágrimas de cebolla,
a la sombra de una higuera, en el terror  de una cárcel.

ELENA ROBLES


‘Marilyn y yo en la alfombra roja de los Óscar’, por MARÍA GLORIA LOMBANA

febrero 22, 2010

    TAREA: Transformar el relato “Los tiempos de la  Rubia”, escrito como diálogo directo, en un relato donde aparezca  como diálogo indirecto.

    MARILYN Y YO EN LA ALFOMBRA ROJA DE LOS ÓSCAR
    (Relato)

    Los días en que el clima permite salir, acompaño a Florentino en sus paseos matinales.  Él me lleva en su mano y me acaricia suavemente. Ese gesto repetido durante muchos años me ha dado un brillo que nunca tuve antes, ni siquiera cuando era una rubia famosa.

    Tino se fatiga al andar, por eso de vez en cuando se sienta en uno de los bancos del paseo. Hoy  cerca de nosotros dos jóvenes dialogaban y… ¡OH  sorpresa! La protagonista era yo… me sentí ¡espléndida! mi ego se desbordó… no es para menos pues me comparaban con una rubia que pasaba por allí y que  hasta Tino la miró embobado. Uno de los jóvenes, el de los Jeans ajustados exclamó:

    – ¡Qué rubia tan despampanante! ¿te has dado cuenta?

    – ¿De qué hablas tronco? – le preguntó el del pendiente en la oreja.

    – De la rubia que acaba de pasar.

    – No me fijé, cómo estábamos hablando de monedas pensé que te referías a la peseta…
    – ¿Cómo que a la peseta? ¿qué tiene que ver una peseta con una rubia despampanante?

    –  Bueno en lo de despampanante no sé, pero a la peseta se la conocía como “la rubia” y fue famosísima en la segunda mitad del siglo XX. Dice mi abuelo que casi tanto como Marilyn Monroe.

    – Sabes, a pesar de todo yo prefiero a la rubia que acaba de pasar.

    Noté como Tino extendía la mano para mostrarme con orgullo… pero no tuvo tiempo, el del pendiente en la oreja se despedía dejando en el aire una reflexión:

    – Mira tronco todo es importante, por lo menos has aprendido que en España tuvimos una rubia muy famosa… y te dejo que me voy a comer.

    – Chao – le respondió el de los jeans apretados.

    Y fue así como  me quedé sin poder brillar ni ser admirada… A pesar de todo, sentí que paseaba en la mano de Marilyn por la alfombra roja de los Óscar.

    MARÍA GLORIA LOMBANA SALVARREY


Ejercicios de NURIA ALCÁNTARA

diciembre 10, 2009

Ejercicio 1.- Sobre un sentimiento: “esperanza”

Te llevaría de mi mano por anchos y luminosos caminos,
rodeados de verdes árboles.
Te taparía los ojos para escuchar los campos, sus habitantes,
percibir sus olores, sentir el aire sobre tu rostro.
Llegando al final del camino, te quitaría la venda,
acompañaría hasta el final de la colina.
Nos sentaríamos en sus grises y calientes rocas,
donde te iluminarían los rayos del sol.
Mientras descubres los valles, pueblos.
durante el correr de los caballos y el volar de las águilas,
contagiarte de su fuerza para seguir adelante…
Hasta las montañas más altas.

Ejercicio 2.- Un Haiku

Una habitación grande y cuadrada.
Impregnadas sus paredes de fantasías realizadas.
Todo la soledad ocupaba.
Resultado. Un cajón donde guardar una cama usada.

Ejercicio 3.- En la piel de un animal “En mi gata Kitty”

Llevo muchos años a su lado.
Hoy me duelen de nuevo las patas.
Ella está ahí para ayudarme a subir al sofá.
Me gusta la paz que me transmite, cuando me mira a los ojos,
acaricia mi pelo…
Siento que en mis últimos días no estaré sola y ronroneo tranquila.
Está muy callada, me acaricia con ternura.
Escalo por su pecho, me apoyo en su hombro.
Encajo mi cabeza junto a su cuello y le canto al oído.

Ejercicio 4.- Escrito a partir de 9 palabras.

Siento la demora en este lugar.
Lugar que guardo con entusiasmo.
Entusiasmo que se hace corto, cuando Lolo me visita.
Visita de gran incertidumbre.
Quizás le quiten la vida, su savia, a este abeto solitario.

Ejercicio 5.- Carta de amor.

Desde la última vez que hablamos
Casi no tuvimos tiempo
Se nos escapa de las manos
Como si de agua se tratara
Quedan tantas cosas por decir
Me queda tanto por decir…
Eres el centro de mi Universo
Necesito tus abrazos para llenar mi cuerpo
Quiero ofrecerte mis miradas, mis manos, mi aliento…
Todo mi ser
Crecer robustos, fuertes
Que no nos falte ni un susurro, amor
Sin ti, me visita el invierno
Sin ti, se para mi reloj
Pierde valor el tiempo, sus momentos…
Necesito que la primavera permanezca en mi corazón.

Ejercicio 6.- Sobre un secreto…

Transcurren por su mente días tormentosos.
Le ensordecen sus pensamientos.
Al igual que un trueno cercano al oído.
Él se volvió sordo en un momento.
Su voz, su corazón, su tormento…
No quiso escuchar su súplica.
Se convirtió obligada en rojo río.

Olvida el engaño del otro.
Escuchó a su inmadurez.
Irresponsable, egoísta, mentiroso ser.
Le duele el recuerdo del vacío.
Al fin le mandó al olvido.
Ella sabe que puede contar conmigo.
Se convirtió obligada en rojo río.

NURIA ALCÁNTARA FERNÁNDEZ

‘Carta de amor’, por ELENA ROBLES

diciembre 10, 2009

CARTA DE AMOR

Querida María:

Espero que estes bién, yo estoy deseando contarte, que tus cartas ocupan mis noches, alimentan mis días, días vacíos sin esas palabras que llenan los espacios vanos de mi mente.

Que trasladan mis sentimientos a lugares mágicos, donde todo puede ser posible y………..
….. Vamos de la mano, tocándonos con la mirada.

Bajo el sol de la tarde nos tumbaremos, y nuestros besos anochecerán en nuestros cuerpos
nos amaremos hasta dolernos.

Cierra los ojos.

Estaré cerca de tu oído susurrándote esas palabras que desarman tu alma.

SE DESPIDE TU  ENAMORADO ETERNO ESPERANDO CON ANSIA TU NUEVA CARTA.

ELENA ROBLES